¿Qué ocurre en caso de divorcio con el dinero privativo de uno de los cónyuges ingresado en la cuenta común?

¿Qué ocurre en caso de divorcio con el dinero privativo de uno de los cónyuges ingresado en la cuenta común?

El Tribunal Supremo reconoce el derecho al reembolso en liquidación de gananciales del dinero ingresado por uno de los cónyuges procedente de una donación privativa en la cuenta bancaria del matrimonio, confundiéndose con el resto de dinero ganancial y empleado en la satisfacción de necesidades familiares, aunque dicho cónyuge no efectuara en el momento del ingreso reserva sobre su carácter privativo ni sobre dicho derecho de reembolso.

Se reconoce el derecho a ser reembolsado el dinero privativo ingresado en cuenta ganancial

Proceso de liquidación de gananciales tras el divorcio de las partes. La controversia se suscita en torno a si debe serle reembolsado a la esposa el dinero que le donó su madre e ingresó en la cuenta bancaria del matrimonio, confundiéndose con el dinero ganancial, sin que hiciera reserva sobre su carácter privativo ni sobre dicho derecho de reembolso.

El juzgado de primera instancia consideró que no se podía presumir la voluntad de la aportación del dinero al haber ganancial, e incluyó en el pasivo un derecho de crédito a favor de la esposa por el importe actualizado del dinero donado a la esposa por su madre. Añadió que, de acuerdo con la jurisprudencia, la titularidad de una cuenta no supone por sí una modificación de la propiedad de los saldos.

El esposo recurre en apelación, que fundamenta en que el dinero fue aportado voluntariamente a la sociedad, con omisión de anuncio concreto de reserva o condición, ni mención sobre el derecho de reembolso. La AP estima el recurso por tres motivos:

1º  Se efectúan compras de bienes comunes, como un vehículo, sin que se aprecie otra voluntad distinta a la ganancialidad, produciendo una transmutación de la naturaleza del dinero;

2º La esposa pudo reservar el dinero como privativo o disponer de él sin contar con el esposo y lo que hizo fue ingresarlo en la cuenta común y aportó voluntariamente a gananciales

3º Cuando voluntariamente se ingresa dinero privativo en una cuenta conjunta y se confunde con el caudal ganancial, es preciso un acto de reserva del derecho de repetición para poder exigir su reembolso en el momento de la liquidación.

La esposa recurre en casación, enumerando la legislación conculcada y la jurisprudencia que la interpreta. El TS aprecia que no es controvertido que la donación fue exclusivamente a la esposa y no al matrimonio y que con ese dinero se adquirieron bienes para el disfrute de la familia. La controversia se centra exclusivamente en si, llegada la liquidación de gananciales, esposa tiene derecho a  recuperar el dinero. Estima el recurso en base a tres consideraciones:

1ª El mero hecho de ingresar dinero privativo en una cuenta conjunta no permite atribuirle carácter ganancial. Si se emplea para atender necesidades de la familia surge un derecho de reembolso a favor de su titular.

2ª Diversos preceptos establecen el derecho del cónyuge que haya aportado caudales propios para satisfacer necesidades familiares a que le sean  reintegrados (CC art.1319, 1364, 1398).

Además, el acuerdo de los cónyuges para atribuir carácter ganancial a un bien no convierte en ganancial al dinero empleado para su adquisición, y genera un crédito por el valor satisfecho a costa del caudal propio de uno de los esposos (CC art.1358, 1362).

3ª La postura de la AP en cuanto a la no procedencia de la devolución del dinero  porque no se reservó el derecho de repetición, es contraria a la doctrina jurisprudencial del TS.

2020-06-24T10:13:49+02:00 24/06/2020|Sin categoría|

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestrapolítica de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies