Skip to main content

Reciente Sentencia que condena a ORANGE a indemnizar a nuestros clientes.

En este asunto, nuestro compañero Letrado Tomás Sánchez Gracia, responsable del departamento procesal de GAUDIA, ha conseguido que se condene a una de las mayores Compañías de Telecomunicaciones que opera a nivel nacional a indemnizar a nuestros clientes por la defectuosa prestación del servicio contratado (telefonía, internet y centralita).

Esta sentencia, que por muchos compañeros ha sido tildada de «revolucionaria», puede suponer un antes y un después en procedimientos seguidos por los usuarios de telefonía móvil e internet frente a las teleoperadoras y, lo que es más importante, el asunto es extensible y útil para miles de personas, siendo nuestra mayor satisfacción que el resultado de nuestro trabajo sea beneficioso para tantos. Paso a contaros el asunto y os dejo la Sentencia para que podáis profundizar en el asunto:

La lucha de los derechos de los usuarios de telefonía e internet frente a las compañías de telefonía móvil no es una cuestión novedosa de los tiempos actuales. Todos tenemos cerca supuestos en los que se pone de manifiesto la posición dominante de las grandes compañías de telefonía móvil. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado con la problemática derivada de un cambio de compañía de telefonía móvil y con los impedimentos de la compañía de origen para intentar retenernos como clientes, ya sea por la permanencia o ya sea porque pretenden facturar por paquetes que no hemos contratado y, además, la compañía “amenaza” con incluirnos en un fichero de morosos? ¿Cuántas veces vemos como la nueva compañía incumple sus promesas y no presta el servicio inicialmente contratado? ¿Cuántas veces oímos como las compañías no respetan las tarifas y ofertas de captación inicialmente propuestas?

En pasado 8 de noviembre de 2022 nos fue notificada Sentencia dictada por el Juzgado de 1ª Instancia Nº 2 de Huelva por la que se condena a [COMPAÑÍA TELEFÓNICA, S.A]. al pago a nuestros clientes de las cantidades de 860,27 euros más 973,85 euros, así como los intereses legales que se devenguen desde el momento de la reclamación extrajudicial hasta su completo pago. Todo ello por los daños y perjuicios causados como consecuencia del cumplimiento defectuoso del servicio contratado y, en concreto, por no haber procedido de forma correcta a la portabilidad (defectuosa migración de la línea) así como por los gastos de soporte técnico en los que incurrieron nuestros clientes.

Por tanto, no sólo es importante que las compañías facturen por los servicios verdaderamente prestados, ya se trate de telefonía, internet o de permanencia, sino que también es fundamental para el usuario de estos servicios conocer que las compañías que incumplen estos derechos se enfrentan a posibles reclamaciones y sanciones que serán dilucidadas en los Juzgados y Tribunales.

Aunque la sentencia no es firme, abre un camino de esperanza para muchas empresas y consumidores que ven vulnerados sus derechos por estas grandes compañías y aplaudimos y nos felicitamos por el logro obtenido para nuestros clientes.